Archive for the 'Leer para creer' Category

La oscura historia de Charles Justice

En la “lista de inventores muertos por sus propios inventos” de la Wikipedia, Charles Justice figura en letras de oro como el hombre que murió electrocutado en la misma silla eléctrica que contribuyó a diseñar. Su historia comienza en el año 1900, cuando Justice se encontraba internado en la prisión estatal de Ohio (EEUU) y se le encomendó la limpieza de la sala de electrocuciones. Intrigado por el funcionamiento de aquella primera silla eléctrica, Justice observó que se podían introducir algunas mejoras y diseñó unas abrazaderas metálicas que sustituirían a los viejos correajes de piel y solucionarían el problema de la “carne quemada”. Las autoridades de prisión no solo aceptaron de buen grado aquellas mejoras, sino que las incorporaron a la silla eléctrica y concedieron la libertad condicional a Justice por su buen comportamiento. Diez años después, un juez le condenaría a muerte por un delito de robo con asesinato y le envió de vuelta a prisión. El 9 de noviembre de 1911 Justice moría electrocutado en la misma silla que tan celosamente había contribuido a mejorar. Fuente: Wikipedia [Via: menéame]

Anuncios

Por fin está funcionando la página de ortizabogados.com

Aunque no lo parezaca está página es fruto de un milagro de la informática porque si llega a ser por Orange no consigo subirla nunca. Orange=proveedor de servicios de internet desaconsejado. Por qué? Porque llevamos desde Noviembre¡¡ intentando subir la página.Increible¡

Bueno, olvidando sufrimientos pasados os animo como siempre a que la visiteis y me comenteis que os parece. Se aceptan criticas. www.ortizabogados.com

Besos

Arte realizado con boligrafos

Dave Archambault: Un artista que pinta con boligrafos retratos que son como fotografí­as, vamos… ¡igualito que mis garabatos con el bic! Más obras suyas en: www.davearchambault.com/gallery.html

Dubai

Esta es una presentación de Dubai que me ha mandado una amiga y en la que podreis admirar las chabolas que se están construyendo por allí. Quién se apunta a pasar un finde?…Ver presentación Dubai
Fuente:Fátima

Airparks: el avión en la puerta de casa

Fogonazos

Pincha para ver en Google MapsSituada en una lujosa urbanización de Florida, la mansión de John Travolta alberga cuatro jets privados y un Boeing 707 que el actor aparca en el garaje. La casa pertenece al complejo de Jumbolair, una urbanización donde los propietarios disponen de una pista de aterrizaje para su uso particular. Aunque parezca increíble, el caso de Jumbolair está empezando a dejar de ser una excepción, y en los últimos años han proliferado decenas de urbanizaciones de este tipo en Estados Unidos, complejos donde los propietarios disponen de sus avionetas para viajar libremente cuando y donde quieran. Éste es un breve repaso a tan particular forma de vida. (Seguir leyendo)

1. Jumbolair y la casa de los Travolta

La urbanización Jumbolair fue levantada hace unos años por el excéntrico millonario Arthur Jones, quien decidió construir un paraíso para los amantes de la aviación. En sus más de dos millones de metros cuadrados, Jumbolair alberga a 125 familias y una pista de 2.200 metros para que puedan ir y venir con sus aviones.

El más insigne vecino de Jumbolair, el actor John Travolta, se instaló aquí hace unos años y mandó construir una casa con varios hangares privados. En ellos alberga el Boeing 707 que le compró a la compañía australiana Qantas y que utiliza para viajar por todo el mundo.

Travolta es un piloto cualificado, tiene diversas licencias, entre las que se cuenta la de piloto comercial, pero incluso entre los amantes de la aviación es considerado como un excéntrico. Su mansión no solo alberga cinco aviones sino que consta de su propia torre de control.

Además, Travolta dispone de una tripulación de seis personas a las que viste con uniformes azules y una gorrita blanca. En el año 1999 se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso en el Aeropuerto Internacional de Logan, Boston, por culpa de un motor sobrecalentado.

2. Un avión en cada garaje

Sin embargo, el sueño de vivir junto a tu avión está dejando poco a poco de ser un privilegio de multimillonarios como Travolta. Según un estudio de la Asociación “Living With Your Plane”, en Estados Unidos existen alrededor de 430 urbanizaciones con aeropuerto propio, en las que se contabilizan más de 22.000 viviendas. Un vistazo a través de Google Maps a urbanizaciones como el “Cameron Airpark”, de California, nos permiten observar decenas de casas con avionetas en lugar de coches en la puerta de los garajes.

En muchas de estas urbanizaciones las carreteras son de doble uso y pueden ser transitadas tanto por coches como por aeronaves. No se conocen accidentes importantes, salvo el de un chico que se mató en Chicago tras chocar con su bicicleta contra un avión.

Generalmente, el propietario conduce la avioneta desde la puerta de su casa hasta la pista principal y desde allí despega hacia su destino sin mayor dificultad. En muchos casos, como el de la urbanización californiana de Cameron, los residentes se permiten el lujo de acudir a su trabajo volando.

La mayoría de estas comunidades están situadas en los estados del sur, donde hace mejor tiempo, y en lugares apartados de las ciudades. Algunas se sitúan junto a aeródromos públicos donde los no residentes pueden hacer uso de la pista, aunque otras muchas solo permiten el aterrizaje y despegue de los vecinos de la urbanización.

Desde los atentados del 11-S, las cosas se han puesto mucho más duras para este tipo de instalaciones y las autoridades han puesto algunas restricciones. Los residentes argumentan que no hay nada tan seguro como conocer a tu propio vecino.

Bourland AirparkPoder volar a cualquier lugar en cualquier momento es una sensación liberadora – explican algunos de los propietarios. Muchas de las personas que viven en estas urbanizaciones son pilotos profesionales que trabajan para grandes compañías, pero también hay aficionados que se han sacado la licencia de pilotos. El alquiler de una casa en uno de estos complejos supera los 100.000 dólares al año, un precio que – si lo tuviéramos – muchos estaríamos dispuestos a pagar solo por conocer la sensación de libertad que proporciona.



El escritor autómata

Hacia 1772, después de seis años de duro trabajo, el virtuoso relojero suizo Pierre Jaquet-Droz dio por terminada la que sería su obra más perfecta: un pequeño autómata capaz de escribir sobre el papel con una apariencia casi humana. Compuesto por más de 6.000 piezas, el autómata asombró a los más importantes mandatarios del momento y recorrió las cortes europeas durante meses, hasta el punto de que llegó a encargarse una réplica para el emperador chino.

El mecanismo ingeniado por Jaquet-Droz era capaz de escribir con una meticulosidad escalofriante. Al movimiento de la pluma le acompañaban algunos gestos aterradoramente humanos, como el hecho de que siguiera el texto con los ojos, mojara la pluma en el tintero o la sacudiera ligeramente para no manchar el papel. A veces, el pequeño autómata levantaba la vista y se quedaba un instante con la mirada perdida, como si estuviera pensando en la siguiente idea que pondría sobre el papel. (Seguir leyendo)

El autómata podía escribir cualquier frase en cualquier idioma, gracias un complicado mecanismo interior dotado de una rueda que permitía seleccionar los caracteres y el orden en que debía escribirlos. Se dice que durante aquellos años Jaquet-Droz paseó a “El Escritor” por toda Europa y se sirvió del autómata para hacer una pequeña burla de las teorías de Descartes, ajustando el mecanismo para que escribiera la frase “Pienso, luego existo”.

La perfección del autómata alcanzó tal grado, que algunos autores lo han considerado como un antecedente remoto de los ordenadores. La idea se justifica por el mecanismo está dotado de un “programa” y de una “memoria”. El “programa” sería la rueda que permite escoger los caracteres y la “memoria” el sistema que permitía reproducirlas en un orden determinado. Sin embargo, otros expertos aseguran que su funcionamiento se asemeja más al de una sofisticada caja de música.

En cualquier caso, os dejo un par de interesantes vídeos, que demuestran que doscientos años antes de que el sofisticado ASIMO aprendiera a subir y bajar escaleras, existió un pequeño autómata que aprendió a hacer movimientos igual de humanos y desconcertantes:


Hoy día, “El Escritor” se conserva en junto a otros autómatas ideados y fabricados por Jaquet-Droz en el Museo de Arte e Historia de Neuchâtel, en Suiza.

El español mas alto de todos los tiempos nació en Extremadura en 1826 y medía 2,35 m

La otra tarde en el programa “¿Quién quiere ser Millonario?” una de las preguntas era sobre la estatura exacta del que fue llamado “Gigante de Extremadura”. Recuerdo que hace ya unos años había visto un documental en el que hablaban de este personaje, pero no sé porque pero la había dejado en el semi olvido. Me he puesto a buscar por la red y esto es lo más interesante que he encontrado sobre él:

Se llamaba Agustín Luengo Capilla y nació en Puebla de Alcocer el año 1826 en la calle Colón número 10Fue conocido con el sobrenombre de El Gigante Extremeño y probablemente fue el español mas alto de todos los tiempos. Su talla era de 2 metros y 35 cm.

De su infancia se sabe que fue un niño enfermizo y durante su juventud trabajó en un circo como atracción, exhibiendo sus descomunales manos, capaces de ocultar un pan de 1 Kg y sostener una cuartilla de grano o aceitunas. Al ser la casa de sus padres de reducidas dimensiones tuvieron que hacer agujeros en las paredes para poder sujetar las tablas de la cama donde descansaba

Por aquella época se estaba montando el Museo Antropológico de Atocha en la capital de España, dirigido por el doctor D. Pedro González Velasco, catedrático de Anatomía de la Universidad San Carlos de Madrid. Enterado de la existencia del gigante, se puso en contacto con él, comprándole su cadáver a cambio de una renta diaria de 2,50 Ptas. mientras viviera. Una vez fallecido, su cadáver pasaría al Museo Antropológico, donde se conserva su esqueleto hasta la fecha actual

Sometido a reconocimiento médico se comprobó que padecía una tuberculosis ósea en estado muy avanzado, muriendo a la corta edad de 28 años. Se cuenta que no tuvo una vida muy acorde con la enfermedad que padecía y advertido por el doctor le contestó: no se preocupe Vd., cuanto antes muera yo, antes cobrará Vd. y menos gravoso seré a su bolsillo.

Descendientes suyos conservan algunos objetos como un lienzo con su imagen y un descomunal par de botas que le regaló el rey Alfonso XII, algunos calcetines y un gorro de terciopelo carmesí. Algunos de estos objetos se exhiben en el Museo Etnográfico de Puebla de Alcocer

(Fuentes: la coctelera)

 

_uacct = “UA-60056-2”; urchinTracker();